sábado, 12 de diciembre de 2009

El alto del Toral

El alto del Toral, punto más alto de la sierra que separa los valles de Coo y Cieza, y donde nace Braña Zarza, divisoria natural entre Ruente y Cieza.
Ciertamente el día no es el más claro del año, pero sopla algo de viento sur, lo que seguro propiciara que tengamos unas buenas vistas.
Debido a que la subida al Toral tiene su miga, no nos andamos con rodeos y optamos por la aproximación más sencilla; por carretera hasta Herrera de Ibio.
Los primeros compases de la subida son comunes con la pista que rodea Ibio hacia Coo, pero en el paso canadiense no giraremos a la izquierda, seguimos rectos, un tramito de bajada y falso llano, y sin darnos cuenta ya nos metemos en el lio. Un giro a la izquierda, preparar los dedos en los disparadores de los cambios, porque la primera rampa ya se acerca un herradura de izquierda y a tensar la cadena. Duele... acabamos de iniciar la pista que llega al caserío de los Cabriles, y solo hay dos alternativas darse la vuelta o prepararse a sudar, porque ese es el desnivel que nos acompañara en aproximadamente toda la ascensión hasta los 900 mts. Toda la ascensión desde este punto hasta el alto del toral, donde suaviza sensiblemente al ir cresteando, tiene un desnivel medio que ronda el 12%, con rampas de hasta el 21-22%.

Es muy complicado hacerla entera montado, ya que ya abandonada la pista el camino tiene tramos pedregosos bastante rotos, pero ánimo si habéis llegado a este punto, ya casi lo tenéis, y seguramente os habéis maravillado con las vistas que hay en el final de la pista. Contra todo pronóstico el final es relativamente sencillo y totalmente ciclable, y ofrece una visión panorámica increíble, desde San Vicente hasta Santander, y de los montes y picos mejor no hablar.

El cresteo es sencillo y bonito y nos lleva hasta los pies del Mozagro, donde rodaremos por un pedazo de historia.
Un pedazo de calzada romana relativamente bien conservada que pertenece a la vía que unía Pisoraca (Herrera de Pisuerga), Iuliobriga (Retortillo) y Portus Blendium (Suances).
Bajado este tramo prácticamente estamos en el Pico de la Cruz, de donde raudos escaparemos hacia Torrelavega para poner fin a esta vuelta.

ENLACE A TRACK

sábado, 5 de septiembre de 2009

Los Tornos de Liordes y Canal de Pedavejo

Nos vamos a los Picos de Europa a hacer una rutilla que nos rondaba cierto tiempo por la cabeza, la intención inicial era ascender hasta Collado Hermoso y luego descender, pero circunstancialmente nos quedamos poco más allá del Collado de Pandiorna, intuyendo la última subida antes del refugio.


La ascensión de la canal del Embudo por los tornos de Liordes, y que decir que es tan pintoresca como dura. Haciendo zetas ascendemos viendo en todo momento Fuente De debajo de nosotros.


No sin cansarnos llegamos a La Vega de Liordes que calmará con su verdor nuestros ojos cansados de tanta caliza.
A estas alturas las fuerzas se ven mermadas, pero el terreno ya es más llano y caminaremos rápido y esto nos infundirá ánimos por un rato, hasta que enfilemos la Pandiorna, otra dosis de realidad que en esta ocasión será punto y final de nuestro intento de llegar al refugio.
Desde aquí tenemos la intención de bajar por la canal de Pedavejo o collado de Remoña, que particularmente nos sorprende por las vistas y belleza del entorno, aunque hay permanecer atentos porque el piso no es excesivamente bueno y en ciertos tramos se torna un poco complejo.


Enlace a Track

viernes, 21 de agosto de 2009

De Navalmedio a la Barranca

Es verano y hace calor, así que para ver lagartijas nos movemos a Madrid, más concretamente a la sierra madrileña. La ruta sale de la localidad de Collado Mediano, y las pistas que cruzan el monte sobre cuya ladera se sitúa el pueblo un poco a la aventura, pues la ruta es improvisada; con ayuda del GPS llegamos a enlazar con la carretera que sube al puerto de Navacerrada que habremos de seguir durante uno pocos kilómetros, que se me antojan eternos, porque hace mucho calor, y en ese tramo no hay muchas sombra. Llegando al restaurante de la Fonda Real nos desviamos y enseguida llegamos al embalse de Navalmedio, y dejaremos la carretera para subir al puerto por el monte.
La subida es bonita pero algo durilla, más aun en los tramos más degradados que nos harán forzar las piernas, el terreno es diferente a los de Cantabria, y el piso es más pulverulento y se hace complicado rodar de pie.
No sin esfuerzo alcanzamos el puerto, y descendemos por asfalto a enganchar la pista que nos ha de llevar al valle de la Barranca, intentamos repostar agua en la fuente de los geólogos que se encuentra en la carretera del puerto, última fuente de garantía hasta el descenso en el valle de la Barranca, exceptuando un abrevadero en el inicio de la subida de la Barranca.

En nuestro caso, la fuente de los geólogos está seca, y en el abrevadero mana solo un hilito de agua y no podremos repostar hasta la Fuente de la Campanilla y el calor y la sed nos hace de la subida de la Barranca un martirio, después de repostar en la antedicha fuente retornamos pasando por el pueblo de Navacerrada al punto de origen.
La ruta ofrece unas preciosas vistas de los pueblos de la sierra y si está despejado se pueden ver los rascacielos de Madrid.




viernes, 14 de agosto de 2009

La Sierra de la Rasía

En esta ocasión damos forma a una idea que ya nos rondaba la cabeza desde hacía ya algún tiempo.
Para ello tomamos el tren (Cercanías de Renfe) hasta el pueblo de Pujayo, donde tras callejear un poco encontramos la pista de ascensión a Obios, que en sus primeros compases es de hormigón, pero pronto empezará una pista un poco degradada que durante todo su desarrollo nos romperá el ritmo por sus cambios de pendiente y el estado del firme; con todo y con ello se sube bien.

No dejamos la pista hasta la última rampa que viene después del abrevadero que se halla en la última curva de herradura. Poco después de acabar este repecho giraremos a la derecha campo a través, siguiendo un leve rastro de vehículos 4x4 que pronto desaparecerán.


Ya estamos en la sierra de la Rasía, que se extiende hasta el Navajos, y empieza la navegación con GPS y la locura, porque vemos la pista a la que hemos de llegar, pero no hay camino. En nuestro caso optamos por ir a enganchar un caminito que nos marca el GPS a escasos 1000 mts, pero no nos será tan facil llegar, ya que un manto de escajos y hierbas variopintas de esas que tan bien se dan por estos lugares nos pondrán las cosas un poco difíciles, así que bici al hombro y paciencia, que andando se hace el camino y todo llega. Y llego, fijando como meta la línea que marca el GPS llegamos a un camino que comienza muy roto con mucha piedra suelta, al que desde la derecha llega otro camino que baja del Navajos, que podría ser otra alternativa para futuras expediciones; coronar el Navajos y enganchar el camino; en nuestro caso, desconociamos la existencia de esta variante, por lo que nos zurramos con los escajos.
La bajada que inicialmente presenta tan mal aspecto pronto va ganando transitabilidad y nos permite difrutar durante varios kilómetros de varios tipos de terrenos.
Y con esto ya felices por haber encontrado una alternativa para poder hacer un trazado circular alternativo por los Llares, retornamos a Torrelavega por asfalto.


Enlace a Track

martes, 11 de agosto de 2009

El pico de la Cruz

Perdimos el tren para la ruta exploratoria del día, pero lejos de venirnos abajo, nos fuimos a pisar el pico de la Cruz, en el monte que separa el valle de Coo del de Cieza, terreno más que apto para la práctica del mtb, subimos desde Coo por una pista de buen piso que hará que las piernas vayan calentando en esta mañana dominada por la niebla.
La subida a este monte siempre se hace costosa porque aúna tramos de fuerte pendiente con tramos de pista bastante rota y nos pedirá potencia y técnica para hacerla sin poner claudicar poniendo un pie en tierra y en esta ocasión son el piso mojado hará que nos esforcemos más de lo normal, pero no por ello cejaremos en nuestro empeño, aunque reconoceremos que hicimos más de un pie.
En la Cruz, la niebla nos envuelve, haciendo poco apetecible seguir subiendo e investigar un par de variantes que tenemos pendientes por la zona, así que animosos nos enfilamos hacia la bajada por el bosque hacia Coo, que hace años que no bajamos, y esto fue lo mejor del día, pues la encontramos bastante más ciclable de lo que la recordábamos, a mitad de camino nos encontramos con una variante "La ruta del Carbón" que por satisfacer nuestra naturaleza curiosa intentamos grabar, pero fue imposible, ya que el camino literalmente desaparecía en un mar de helechos, y no es plan darse una pateada por ese terreno con la montura al hombro, desandamos lo andado y volvemos a la bajada del bosque que fue una auténtica pasada.


video

Enlace a track